Archive
2013
January
February
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Aug. 03, 2012

Curiosity. El futuro de la humanidad sobre sus ruedas

by Victoria Toro

Click to enlarge images
Sofisticada, innovadora, arriesgada y costosísima… La nueva misión de la NASA en Marte tiene todos los ingredientes de una gran película de aventuras solo que es real. Y encima, el nombre del rover que va a hacer el trabajo es el del impulso histórico de la ciencia: curiosidad ("Curiosity").
 
Todo comenzó hace diez años pero los dos momentos definitivos de la misión tienen fechas concretas: el 26 de noviembre de 2011 cuando se lanzó y, sobre todo, este lunes 6 de agosto cuando el robot de ese nombre, Curiosity, llegue a la superficie marciana.
Para conseguirlo, más de 5.000 personas han trabajado en ello y se han gastado 2.500 millones de dólares.
 
{"input":{"width":490,"photo":"curiosity2","row":"4309","table":"DOCUMENT"}}

¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri aquí o suscríbete en iTunes!


Siete minutos de terror
Así es como ha definido la NASA los minutos que durará la llegada al suelo marciano del robot Curiosity. Y es que la distancia que separa Marte de la Tierra, 248 millones de kilómetros, hace imposible que el aterrizaje sea guiado desde aquí, así que el vehículo tendrá que apañárselas solo.

Aunque los científicos de la NASA han diseñado una compleja y precisa coreografía para ello. En el momento en el que la sonda llegue a la atmósfera marciana enviará una señal al centro de control en Pasadena (California). Esa señal se recibirá 13.8 minutos más tarde. Y cuando se reciba, el Curiosity llevará ya 7 minutos en el suelo de Marte. En perfecto estado y listo para comenzar a trabajar si todo sale bien o convertido en un montón de chatarra si se une a ese 70% de misiones marcianas que han fracasado.

La capsula que transporta el robot entrará en la atmósfera marciana a 21.500 km/h, debe descender en pocos minutos a una velocidad de 2,7 km/h y enfrentarse a una fricción con la atmósfera marciana que provocará temperaturas de más de 1.600ºC.
 
{"input":{"width":490,"photo":"curiosity3","row":"4309","table":"DOCUMENT"}}

Cuando la velocidad se haya reducido a 1.600 km/h, una carga explosiva liberará el paracaídas mayor que la NASA ha construido nunca, capaz de soportar 30.000 kilos de peso. En ese momento se desprenderá también el escudo térmico que ha protegido al vehículo en su entrada atmosférica.

El paracaídas frenará el descenso durante dos minutos hasta que la velocidad de caída sea de 320 km/h y en ese momento, se desprenderá. En ese instante y a 1.500 metros del suelo marciano, el Curiosity entrará unos instantes en caída libre hasta que los ocho retrocohetes que lleva el vehículo que lo transporta lo frenen y aparten del paracaídas. El último paso es el más sofisticado e innovador de todos, mientras los cohetes permiten a la capsula flotar a pocos metros del suelo, una grúa descargará con suavidad el robot sujeto por tres hilos de nylon y lo posará sobre la superficie de Marte. Cuando las seis ruedas del robot estén sobre el suelo, la grúa se desprenderá y se alejará para caer, a su vez, sobre la superficie del planeta Rojo, sin dañar al Curiosity.
 
 

Qué hará el Curiosity en Marte
El trabajo del Curiosity en Marte tiene cuatro objetivos: investigar si alguna vez ha existido vida en ese planeta; realizar un exhaustivo estudio climatológico con registros a intervalos de una hora; analizar como no se había hecho hasta ahora la geología marciana y determinar con certeza las condiciones de habitabilidad del planeta con la vista puesta en futuras colonias humanas.
Para hacer todo esto, el Curiosity cuenta con un año marciano como mínimo o, lo que es lo mismo, dos años de los nuestros. Pero, aunque ha sido diseñado para que esa sea su vida útil, si todo sale bien es de suponer que el robot pueda seguir funcionando durante bastante más tiempo.

Qué instrumentos utilizará para hacerlo
{"input":{"width":"220","photo":"curiosity4","row":"4309","table":"DOCUMENT"}}
El Curiosity es mucho más grande y sofisticado que ningún rover que la NASA haya enviado nunca al espacio y también lo son sus instrumentos. Para contenerlos, el robot mide 3 m de largo, 2,8 m de ancho y tiene una altura de 2,1 m (con el mástil). Su brazo robotizado mide 2,1 m de largo y sus seis ruedas tienen un diámetro de 0,5 m. El Curiosity con todo su instrumental pesa 899 kilos de los que 80 k corresponden al material científico.

Este está compuesto por 5 cámaras, 4 espectrómetros, 2 detectores de radiación y 1 estación meteorológica.
Precisamente, esa estación meteorológica es uno de los dos instrumentos científicos que no han sido construidos por Estados Unidos. Tanto la construcción de la estación como el procesamiento de los datos que recoja son competencia del Centro de Astrobiología, un instituto científico de España. Por su parte, Rusia ha construido el instrumento que buscará hielo o agua bajo la superficie.

El director del equipo español responsable de la estación meteorológica es Javier Gómez-Elvira. "Desde 2004, cuando la NASA nos lo encargó, hasta ahora, el trabajo ha sido sobre todo de ingeniería", explica Gómez-Elvira. Pero tras el descenso del rover en el suelo marciano y los siete minutos de pánico, -que Gómez-Elvira reconoce que serán exactamente así: "no podré evitarlo, pasaré esos minutos con pánico porque eres un mero observador que no puede hacer nada"- llegará el momento de la verdad. Un día después de que el rover se haya posado en Marte y tras la comprobación de que todo funciona correctamente, el laboratorio que es el Curiosity comenzará su trabajo científico y lo primero que se pondrá en marcha será la estación meteorológica. "Ahí empezará nuestro trabajo más científico, el procesamiento y análisis de los datos que tomará el rover".
Igual que comenzará el trabajo científico español, también comenzará el de los otros equipos de la NASA encargados de la parte científica de la misión.

Por qué es tan importante esta misión
La respuesta a esa pregunta es fácil: de ella depende el futuro de la exploración espacial. Aunque ese no es uno de los objetivos de la misión, lo cierto es que la coyuntura política y científica han hecho que la realidad sea esa. Las ruedas del Curiosity soportan, por lo tanto, un peso mucho mayor que sus 899 kilos de peso.

La reducción del presupuesto de la NASA y los problemas económicos globales hacen que de los resultados obtenidos por este robot dependa en buena medida el futuro inmediato del programa espacial.

En misiones anteriores, los investigadores descubrieron hielo e indicios de que en su pasado Marte tuvo ríos. El objetivo primordial del Curiosity es, en palabras de Gómez-Elvira, es "estudiar las condiciones de habitabilidad de Marte" o, lo que es lo mismo, averiguar si en algún momento del futuro Marte podrá ser el lugar de destino de la raza humana.
 
Victoria Toro para Science Friday en Español
 
¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés. No te lo pierdas. ¡Descárgalo aquí o suscríbete en iTunes!
 
Síguenos en Facebook y Twitter

 

About Victoria Toro

Viajera, bloguera, escritora, lectora, madre… La curiosidad la llevó hace más de veinte años a dedicarse al periodismo científico y la divulgación. Desde entonces: artículos, reportajes, radio, tv, exposiciones, libros… desde España y ahora desde EEUU.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics