Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Aug. 01, 2012

¿Paleovida? No era la respuesta

by Luis Quevedo

Click to enlarge images
A veces, aquello de que todo tiempo pasado fue mejor consigue nublarnos el entendimiento.
 
Entre los innumerables ríos escritos sobre la dieta y la actual epidemia de obesidad del mundo occidental, y aunque recién llegado, uno de los que más caudal transporta es el de la paleodieta. La idea detrás de éste es que la dieta occidental -rica en azúcares y harinas refinadas, pobre en fibra y micronutrientes- será la culpable del preocupante estado de salud de una de cada tres personas en el mundo para 2015, según las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization (2011) Obesity and Overweight. Accessed 2011 January 20). El estudio dice que ese será el número de los que tendrán sobrepeso y, además, uno de cada diez, sufrirá obesidad.
*Las razones que aducen los principales valedores de esta tesis pueden encontrarse en decenas de populares libros de autoayuda y en algunos websites [thepaleodiet.com].
{"input":{"width":490,"photo":"paleoliving3","row":"4307","table":"DOCUMENT"}}
 
¿Guarda el pasado de nuestra especie la solución a este problema?
Esta semana, un artículo de la revista PLoS ONE ataca un problema relacionado. Sus sorprendentes resultados ayudan a despejar un poco la borrasca que se cierne sobre nuestro estilo de vida. No se trata de la paleodieta, sino del paleo-estilo de vida.
Herman Pontzer, del Hunter College de Nueva York, y colaboradores han llevado a cabo el primer -por sorprendente que parezca- estudio exhaustivo sobre el metabolismo de los cazadores-recolectores. Es comúnmente aceptado que el estilo de vida de nuestros antepasados  habría sido muy similar al de pueblos como los Hadza del norte de Tanzania: cazan con arco y recolectan a pie, usan hachas de mano y palos para excavar tubérculos y tienen una división sexual clásica en la que los hombres consiguen la carne y recolectan la miel mientras las mujeres recogen frutos y tubérculos; ellos caminan hasta 13 Km al día, ellas hasta 7.
También era comúnmente aceptado, aunque hasta ahora no se había estudiando con detalle, que ese estilo de vida requería proporcionalmente más energía -más calorías- que el de los primeros agricultores y mucho más que el de los sedentarios occidentales de la actualidad.
 
{"input":{"width":490,"photo":"paleoliving2","row":"4307","table":"DOCUMENT"}}
 
Sorpresa, sorpresa
Cuando el equipo de Pontzer comparó sus resultados de tasa metabólica, índice de masa corporal, actividad e ingesta de alimentos con los de sociedades agrícolas y sedentarias, un patrón claro emergió: no hay diferencias significativas entre el metabolismo de estos ancestrales cazadores-recolectores y el programador informático menos activo que uno pueda imaginar.
¿Qué significa esto? En resumen, lo que los científicos exponen en su artículo –que puedes consultar aquí- es que nuestro cuerpo consume, e ingiere, según su necesidad.
El estilo de vida más activo y, por tanto, energéticamente más costoso de los cazadores-recolectores les obliga a consumir grandes cantidades de energía, también los temidos azúcares y grasas en forma de miel de baobab y carne de babuíno… pero no más de las que gastaría el programador informático si llevara a cabo la misma actividad -corregidos, eso sí, el peso corporal y la cantidad de masa no adiposa del organismo-.
 
¿Ejercicio o dieta?
Si uno pretende encontrar la piedra filosofal de la dieta en este estudio, no lo conseguirá. Lo que los datos de Pontzer y compañía sugieren es que ingerir demasiados alimentos es el culpable del sobrepeso y, en última instancia, de parte de la obesidad. Por lo tanto, hacer más ejercicio no es la solución única a este problema pues no hará que nuestro organismo queme proporcionalmente más calorías. La vía de la reducción calórica, o lo que es lo mismo, comer menos en proporción a nuestra actividad, parece ser la ganadora, siempre dentro de parámetros saludables y, de ser posible, bajo supervisión médica.
 
¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés…
No te lo pierdas. ¡Descárgalo aquí o suscríbete en iTunes!
About Luis Quevedo

Luis is the Spanish Language Producer for NPR-Science Friday/ Recovering scientist that moved away from the bench and towards the light of the cathode ray tube of tv. He is a filmmaker, writer, producer, tv-host, and cultural agitator.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics